Una pequeña historia. Parte 1

(Texto del video por si prefieres leer)

Hola querida emprendedora y querido emprendedor…

Soy Luis Fernando y me llaman el viejo luisfer….  Y hoy te quiero contar una historia que tiene que ver con parte de mi vida.

Mira, como puedes ver ya estoy mayorcito. He tenido tiempo de hacer muchas cosas en la vida; unas las he hecho bien y muchas ni siquiera las he terminado.

En el año 2008 yo trabajaba en una gran empresa contratista de electricidad en los Estados Unidos.

Tenía mi buen ingreso porque eso lo pagan bien allá.

Mi trabajo se desarrollaba en grandes edificios en construcción y no era raro que a uno le tocara subir 20 o 25 pisos con sus herramientas y materiales, caminando, por las escaleras.

(Toca la flechita si quieres leer más)

Resulta que ese año 2008 tuve un accidente automovilístico un fin de semana que andaba de vacaciones y las consecuencias fueron 4 meses de hospitalización con la pelvis fracturada en 7 partes.

Y como es obvio, el trabajo en esa gran empresa se terminó por incapacidad.

Entonces mientras estaba en mi casa terminando la convalecencia, me dediqué a indagar por internet qué se podía hacer y encontré que hablaban mucho de ganar dinero promoviendo productos de otras personas; productos físicos y productos digitales.

Entonces me afilié a una plataforma que administraba diferentes cursos, libros, y academias, además de otros productos.

Resulta que como siempre he sido amante de los animales, encontré que un señor vendía un curso para adiestrar perros y me puse a ofrecer ese curso.

En el primer mes no me fue tan mal; vendí 6 cursos y por cada uno me ganaba 27 dólares de comisión.

También empecé a ofrecer un libro de recetas y de ese vendí 2 con una ganancia de 19 dólares cada uno por concepto de comisión.

Resulta que el 2° mes no vendí ni un solo curso de adiestramiento de perros y sólo vendí 1 libro de recetas, a pesar de que estaba entusiasmado y estaba trabajando más duro que el primer mes.

Entonces me preguntaba ¿qué pasó? Y lógicamente, yo no sabía que pasaba.

Ya el tercer mes empecé a decir que este negocio no servía y me desanimé y abandoné el proyecto.

Como te dije, eso fue en el 2008.

Pero resulta que a pesar de eso, a mí me ha seguido gustando el tema del emprendimiento y me gusta mucho la carrera de afiliado; así se llama ese mecanismo de ofrecer productos de terceras personas a cambio de una comisión.

Hace unos días estaba viendo videos de emprendimiento en YouTube y me apareció un artículo que hablaba de las personas que ganan mucho dinero trabajando como afiliados y del por qué hay otras que a pesar de dedicarse a lo mismo, no ganan nada o ganan muy poco.

Leyendo ese artículo entendí el por qué en el segundo mes de ese 2008, yo no volví a vender el curso de adiestramiento de perros y empecé a entender por qué pierde uno la ilusión en el emprendimiento.

Yo quiero compartirte lo que he encontrado en mis lecturas y paseos por el internet.

Y como yo sé que este tema no le interesa a todo el mundo, pues me parece tontería compartir mi descubrimiento así como a la tolondra para que caiga en cualquier parte.

Pero si quiero compartírtelo a ti, porque si estás viendo este video fue porque entraste a mi web, estás en mi blog; entonces yo pienso que a ti realmente te interesa saber de qué se trata.

Así que te invito a que mires la segunda parte de esta pequeña historia en la cual te comparto un tema sumamente interesante relacionado con el emprendimiento y tú ya sabes lo que puede representar el emprendimiento en tu vida.

Te espero en el próximo video.

Gracias por estar acá. Muchas bendiciones.

Chao…

Luisfer.

Si aún no estás suscrito al boletín, te invito a hacerlo para que recibas los artículos y videos cuando se publiquen.

Puedes ingresar a esta página: https://elviejoluisfer.com/saludos/